09
Abr
11

Cien días

Es bien sabido que a los políticos, cuando entran en su actividad, se les concede cien días de gracia, antes de juzgar su trabajo o cometido. Yo he dejado pasar más de cien días para intentar, no enjuiciar, sino valorar, a la nueva directiva del Real Ávila.
Quizás lo primero que hay que decir es que, sin duda fruto de la casualidad, el equipo no volvió a ser el mismo desde la entrada de la nueva gente. Hemos tenido tres meses para borrarlos del calendario.
“El equipo de gobierno”, desde el principio, se ha esforzado en ofrecer una imagen externa, tocando todos los palillos, hasta a los santos obispos y universidades católicas, quizás buscando el apoyo de la corte celestial o de la más prosaica de la conferencia episcopal y de sus ramificaciones, aquí en la tierra. Se han movido por lugares de la noche extendiendo la imagen de un cambio en el Real Ávila-
¿En realidad ha sido así? Vivir en esta ciudad y vivir su cambios puede llevar años, sino siglos, por lo tanto, no lo creo. El primer y único intento de cambio (visible) se produjo con motivo de la consulta por la modificación del horario de los partidos. Y encima la perdieron.
El resto, poca cosa. Hay todavía lagunas que, o no se han tocado, o no se ven, como es el caso de las acciones, algo bastante grave desde cualquier punto de vista, se mire por donde se mire. Sí que es verdad que ahora aparecemos (lo digo porque como socio vivo esta entidad como mía, aunque no lo sea) más en los medios de comunicación e incluso podemos asistir al spa del dueño del club por la inigualable cifra de cinco euros. Poco más como digo.
La época de espera ha pasado. A partir de ahora tendríamos que empezar a conocer cosas tan importantes como la configuración de la cantera de la ciudad, la renovación o no del entrenador y de más de algún jugador, de la definición de los objetivos deportivos del equipo para la próxima temporada, de la forma que se va a afrontar la captación de socios, de la articulación de la participación empresarial en este nuevo proyecto, del que, hasta ahora, sólo tenemos el nombre, nuevo, sin saber en qué consiste.
Muchas cosas, muchos retos, para una directiva que si bien ha demostrado romper con la anterior, le falta todavía dar un paso adelante y explicar qué es lo que quiere, dejando al lado palabras huecas y frases hechas. A lo mejor ya lo ha hecho a todos los poderes de la ciudad, los celestiales y los terrenales, pero faltan los principales: los aficionados.

Anuncios

0 Responses to “Cien días”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: