24
Jul
14

The End (en honor a The Doors)

Casi dos meses desde mi última entrada. Fielmente se están cumpliendo mis temores: fuga de jugadores, mutismo total y final, casi anunciado, del club.

Se oyen rumores de compras y transacciones. Mientras, los socios seguimos esperando un gesto de los actuales dueños que nos saquen de esta inercia mortecina. No sabemos donde vamos, si es que vamos. No sabemos qué está pasando, si está pasando algo. NO SABEMOS NADA.

Y es a lo que nos hemos acostumbrado en esta ciudad: a ver pasar las cosas sin ningún tipo de crítica, comentario o solución, solo lamentos una vez que se han liquidado las cosas. Pasó en el mundo deportivo, pasa en otras muchas cosas, seguirá pasando mientras no seamos capaces de plantarnos, de plantar cara y defender lo nuestro.

Si llama la atención el silencio de los señores Rueda no es menos cierto que lo que destaca es que NADIE en esta ciudad sea capaz de apuntalar el club y se tenga que recurrir a extraños, que ni conocen la realidad de reinos de taifas de nuestro fútbol, ni del pasotismo, acracia y falta de interés de esta ciudad por su club, casi centenario, lo que llevará, si se produce la venta, a un nuevo fracaso y aun volver a empezar ¿otra vez?

Somos lo que somos y como somos: apáticos.

En estos dos meses hemos visto como se ha ido desintegrando una plantilla competitiva. Suponiendo que algún grupo inversor, como ahora se dice, viniera a salvar al club, ¿de donde saldrían los jugadores? ¿Se ficharían en el catálogo que cualquier mediador futbolístico podría mostrar a los nuevos dueños? ¿Qué hay de la cantera que se prometió?

Todo son incógnitas, maneras de prolongar una agonía que llama más a la refundación que a la pelea por mantener a un muerto, al más puro estilo zombi, de esos que tan de moda están en las series televisivas.

Desde aquí mi reproche a los Rueda: han demostrado poca personalidad, escasa eficiencia y, sobre todo, muy poco respeto hacia los socios del Real Ávila, seamos muchos o pocos, pero han puesto de manifiesto su catadura moral, cuando lo fácil, lo sencillo, era decir únicamente la verdad, y en estos tiempos es lo único que los ciudadanos pedimos a nuestros dirigentes, del tipo que sean, VERDAD Y SINCERIDAD, no fuegos de artificio que luego resulta que les explotan en las manos.

Soy terriblemente pesimista. En todos mis años de socio nunca había visto nada igual. El 31 podemos ser equipo de regional y desaparecer pero nadie dice nada. Ni los socios, que lo vemos venir.

Ojalá me arrepienta.

Anuncios

0 Responses to “The End (en honor a The Doors)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: